Pequeños grandes problemas con Google Chrome

Hace ya algunos meses que estoy utilizando Google Chrome como “navegador principal”, esto es, para realizar todas las tareas que hago cotidianamente, y, si bien es muy rápido, tiene dos “fallas” que me gustaría mencionar. A continuación se las menciono; no hablaré de sus puntos positivos porque ya los conocemos suficiente.

google-chrome

Primer problema

La primera es que trabaja mucho con la percepción que obtiene el usuario del navegador. Hace algunas semanas, en una charla en donde presentaron a Windows 7, el orador mencionó que algo muy importante en un sistema (ya sea operativo, de aplicación, o de lo que sea) es la percepción que se lleva el usuario al estar utilizando el navegador. Por ejemplo, si un SO carga en sólo 10 segundos, para nosotros sería una maravilla. Si por dentro quedan cosas cargando, pero ya podemos operar, es fantástico. Luego de algunos segundos habrá cosas que se seguirán cargando, pero nosotros no nos enteramos y somos felices.

Google Chrome, carga muy rápido, mucho más que, por ejemplo, Firefox ¿no? Pero lo cierto es que trabaja mucho con esto de la percepción. Si apenas entramos ponemos, por ejemplo, una palabra  clave (de esas que se pueden configurar para entrar rápido), no la tomará. Eso sucede porque aún no cargó esa funcionalidad. Lo mismo pasa con las sugerencias, el historial, etc. O sea, nos hace ver que es muy rápido, pero en realidad los primeros segundos de uso lo hacemos “a medias”; ya que muchas cosas se están cargando.

Segundo problema

Por otra parte, si cuando abrimos Google Chrome vamos a un formulario (cualquiera, por ejemplo el de Gmail), y le damos “Enviar” (imaginemos que no fue necesario cargar los datos de acceso porque los tenemos almacenados), esos datos no se enviarán; ni en esa primer circunstancia ni en las próximas. Para “regularizar” esa situación deberemos reiniciar por completo el navegador.

Conclusión

Estos problemas, en mi caso, son muy molestos; teniendo en cuenta que lo primero que suelo hacer es ingresar una palabra clave para ingresar a una página; y en el mismo instante abrir dos o tres pestañas para ingresar más palabras clave.

Para solucionarlo no queda más remedio que “hacerse el lento” y esperar algunos segundos hasta que realmente se termine de iniciar el navegador. Una vez en ese estado; vuela.