La Psicología de los Colores

Los colores que entran por nuestros ojos -ya sea en un cartel que se nos cruza por la calle o bien un sitio web- nos produce reacciones psicológicas que no controlamos, sino que están predefinidas por decirlo de alguna manera.

Entonces, al definir los colores que utilizaremos en nuestros sitios, blogs, o lo que sea, se debe analizar cuidadosamente qué es lo que la web quiere transmitir y a qué usuarios está apuntado.

En webtaller han hablado acerca de esto, comentando que es lo que generará cada color en la persona que los ve:

  • Rojo: Despierta las reacciones emocionales más fuertes, tanto positivas como negativas. Sugiere sentimientos de amor, pasión, excitación y fuerza, así como de ira, velocidad y peligro. El rojo también se asocia frecuentemente con las ofertas.
  • Azul: Inspira sentimientos de pertenencia y confianza, fiabilidad, calma, paz, tranquilidad, seguridad, fidelidad y dignidad. El azul es, por mucho, el color «favorito» más común, y se asocia frecuentemente con una alta calidad.
  • Amarillo: Se lo relaciona frecuentemente con calidez, sol y felicidad. Sin embargo, el amarillo puede ocasionar cansancio visual y por ello debe ser usado en poca cantidad.
  • Anaranjado: Crea un sentimiento de alegría, placer y calidez y se lo percibe como vibrante y ambicioso.
  • Verde: Dependiendo del matiz puede sugerir naturaleza, salud, frescura, crecimiento, abundancia, dinero y libertad. Es el más relajante para los ojos.
  • Violeta: Es el color de la realeza, la espiritualidad, la dignidad, la sofisticación, y se puede percibir como lujoso.
  • Rosa: Es blando, dulce y femenino, y puede despertar sentimientos de ser nutrido o mimado.
  • Blanco: Se lo ve como puro, inocente, limpio, joven y suave.
  • Negro: Habitualmente representa sofisticación, elegancia, autoridad y poder. Se lo puede percibir como seductor, misterioso o serio.
  • Gris: Es autoritario, práctico y creativo. El gris oscuro inspira una sensación de solidez y confiabilidad.
  • Marrón: Es rústico, sólido, confiable, opulento, efectivo y masculino.
  • Dorado: Implica prestigio y dinero, igual que el plateado, aunque este último también se ve como frío y científico.

Si ya antes era complicado definir los colores para una web, ahora lo es más aún. Debemos tener en cuenta que combinen, que hagan contraste algunos con otros, y ahora -para colmo- conocer que reacción queremos en el cliente. Es complicado, pero si tenemos en cuenta todos los factores que se deben tener en cuenta lograremos mejores resultados, y estaremos un paso más adelante de aquellas empresas que no lo tuvieron en cuenta.